Translate

viernes, 7 de julio de 2017

REPARACIÓN HISTÓRICA. José de Corpas y familia, víctimas de una venganza

La coyuntura que ofreció la Redada General de gitanos de 1749 dio pie a venganzas personales. Así ocurrió en Alhama de Granada, donde su alcalde mayor, Alfonso de Torres Monteagudo, resentido con José de Corpas por no haberse prestado tiempo atrás a ser su fiador en una compra, lo incluyó como gitano por ser hijo de la gitana Catalina de Corpas, fruto de su relación con José Pascual de Rueda.
Alhama de Granada - Wikipedia
En el intento de “ocultar el defecto”, José Pascual de Rueda, valiéndose de su influencia hizo prender a un herrero gitano llamado Juan Fernández y le casó “por fuerza con ella”. Tras su matrimonio, el herrero no quiso hacer vida con Catalina y abandonó Alhama. En un resquicio de responsabilidad y quizá de arrepentimiento, José Pascual recogió a José y con el tiempo lo reconoció como hijo suyo declarándole heredero de todos sus bienes.
José de Corpas fue aceptado y estimado como molinero y labrador con muchas posesiones propias. Su hijo, Juan de Corpas, fue colegial en uno de los principales colegios de Granada, del que salió para casarse con Dña. María de León, poseedora de un mayorazgo de hidalguía conocido por "el vínculo de León", y que como tal se crio y educó en el colegio de Niñas de Honra de Cádiz, y que del que salió para tomar posesión de dicho su mayorazgo.
Caballería española de mediados S. XVIII
Nicolás Calderón de la Barca, teniente del regimiento de infantería de Aragón, encargado de auxiliar al alcalde en la operación de captura, confirmó el ánimo vengativo de éste, pues oyó decirle a José de Corpas en el momento de ser esposado y enviado a Málaga: “ahora sale la fianza y se pagan las propinas”. Además, continuó en su testimonio, cómo los bienes incautados no los inventarió, pues se los llevó a su casa, de donde envió “a su hermana algunas prendas de oro y piedras”.
Muestra de la tragedia que se abatió sobre esta familia fue la muerte de José Delgado, marido de la María de Corpas, que al ver"prender a su mujer como a gitana, fue tal el pesar y sofocación, que en 24 horas murió".
José fue enviado a Cádiz junto a sus hijos, en tanto su esposa e hijas lo fueron a Málaga. Noticiado el marqués de Candía de la maniobra del alcalde, comunicó los hechos al Consejo, cuyo presidente dio orden de restituir personas y bienes al estado en que estaban antes de la prisión.