Translate

martes, 16 de mayo de 2017

16 de mayo. Día de la resistencia gitana

Para conocer el significado de este día, recomendamos la excelente publicación del blog: https://gitanizate.wordpress.com/2017/05/16/resistencia/

Desde aquí, queremos contribuir en conmemorar este día con la experiencia sufrida por las gitanas que fueron víctimas de un proyecto de exterminio (aun no entendemos por qué se prefiere el término redada, una acepción descafeinada de las penalidades sufridas por los gitanos españoles).
Como ejemplo de esta lucha por la libertad, de contestación a la tiranía, incluimos a continuación el informe dirigido desde Málaga por el intendente Monsalve el 25 de agosto de 1750, y que tuvo como destinatario a Ensenada:

"Acompaño el estado de gitanas, muchachos y niños existentes en este depósito, como semanalmente acostumbro, y me ha parecido presentar a vuestra excelencia, la reflexión de que subsiste sin minorarse en cosa sensible el número de estas gentes, o porque las justicias de sus pueblos excusan la pensión y fatiga de sumarias que les faculten el indulto que han logrado las demás de iguales costumbres, o porque la pobreza de estos residuos no tienen influjo que recuerde sus alivios, y como los juzgan distantes o imposibles, y les instiga la desnudez que padecen, habiendo el tiempo gastado aquellos pobres paños con que embozaban sus carnes, se hacen al despecho y la ferocidad, indóciles a la sujeción, en términos que han puesto varios conatos a la fuga. Y sus trabajos, no habiéndola conseguido, crecen con la mayor sujeción de que es forzoso usar para que su deserción se obvie, pues la vigilancia con que se cela no ha podido impedir que haya sido copiosa: de cuyas causas, con el auxilio de la malsana estación, y el impulso de sus exasperados ánimos, ha aumentado la hospitalidad, de que se sigue un gasto excedente al experimentado hasta ahora proporcionalmente, y pudiendo resultar de las manifestadas disposiciones, consecuencias más perniciosas, y que de ellas tal vez se propaguen accidentes epidémicos a los demás individuos de este pueblo, sujeto por su constitución y temperamento a plagarse de semejantes alteraciones".

Casi dos años más tarde, ya en la Casa de Misericordia de Zaragoza, estas mujeres persistirían en su lucha por su libertad negándose a entrar en los barracones construidos para ellas y quedar al raso, destruyendo ropa, muebles, vajilla y demás enseres para taponar pozos y desagües a fin de hacer insoportable y costosa su prisión, sin dejar de persistir en repetidas fugas saltando las altas tapias del recinto o abriéndose paso a través de sus muros, a veces con un simple clavo. los latigazos, el cepo y el calabozo a base de pan y agua no consiguieron doblegarlas. En cambio, en Valencia, donde el duque de Caylús suavizó su prisión, no tenemos noticia de rebeliones ni fugas. Sí en cambio, tenemos constancia de la dignidad que mostraron durante su cautiverio y que impulsó al capitán general de Valencia a impulsar el indulto, que por diversas circunstancias no se hizo efectivo hasta 1765.

jueves, 11 de mayo de 2017

REPARACIÓN HISTÓRICA. HOY SALE DEL OLVIDO: Juan Fuentes y demás "gitanicos" enviados a las minas de Almadén

El portuense Juan Fuentes fue una de las 55 víctimas que por disposición del Consejo de Castilla fueron apresadas en noviembre de 1745 en Puerto de Santa María, en cumplimiento "de Real resolución sobre registro y expulsión de los gitanos que vivían en ella por nuevo vecindario", por la cual se dispuso "que todos los gitanos que viviesen como tales, siendo robustos, los enviase por cuatro años a las minas del azogue, y a los que no lo fuesen, por gastadores al presidio más cercano". En cuyo cumplimiento, Diego de Cárdenas, gobernador político militar de esa ciudad, tras realizar varias diligencias y reconocimientos médicos entre los apresados, remitió a Almadén a 37 de ellos, en tanto 18 fueron enviados a uno de los presidios norteafricanos.
Éste es el origen de la famosa composición flamenca que habla de las penalidades sufridas por "los gitanicos del Puerto":

“Los gitanicos del Puerto
fueron los más desgraciaos,
que a las minas del azogue
se los llevan sentenciaos.
Y al otro día siguiente
les pusieron una gorra,
con alpargatas de esparto
que el sentimiento m’ahoga.
Y al otro día siguiente
les pusieron un maestro,
que aquel que no andaba listo
de un palo lo echaba al suelo”.
Celdas de la Real Cárcel de las Minas de Almadén (http://www.almaden.es/turismo/que-visitar/real-carcel-de-forzados.html)

La Redada de 1749 le sorprendió agotando sus últimos meses de condena. Y, cuando los hubo cumplido, al igual que el resto de sus compañeros gitanos, fue retenido en las minas. Tras reiteradas solicitudes de libertad por su parte y de su familia, en abril de 1754 consiguió salir del infierno de Almadén; si bien, fue trasladado al arsenal de La Carraca, aun cuando se certificó cómo durante el tiempo que estuvo preso en Almadén se había portado "en la cárcel y trabajos con obediencia y sin mezclarse en fugas ni coligaciones".

domingo, 16 de abril de 2017

Hoy hacemos una excepción. La reparación histórica es para Eduard Friedrich, la víctima Z-9813 de Auswichtz

El proyecto de exterminio de gitanos desarrollado en España a partir de la redada de 1749, sentó las bases del libro de instrucciones utilizado en los genocidios modernos. Los campos de concentración nazis son el mejor ejemplo.





Eduard Friedrich, de solo tres años, fue registrado en el campo de exterminio de Auschwitz con el número Z-9813 y su padre con el Z-9810. Tanto ellos como su madre Pauline y sus hermanos Rinaldi y Alexandre, fueron capturados en Alemania y enviados a morir en el campo de familias gitanas de aquella localidad polaca. Ma Bister! ¡No lo olvides!

jueves, 23 de marzo de 2017

REPARACIÓN HISTÓRICA: hoy sale del olvido Agustín Graciano

Agustín Graciano era hijo de Pedro y nació en Alicante. En su asiento como forzado en el arsenal cartagenero fue descrito como de edad de 64 años, cuerpo mediano, rehecho, cerrado de barba entrecana, ojos pardos. Estaba casado con Josefa de Vargas, de cuyo matrimonio tuvieron dos hijos: Agustín de once años y Pedro Pablo de nueve. Fue capturado con su familia en la jurisdicción de Alicante el 30 de julio de 1749 por el marqués de Alós, gobernador, corregidor y justicia mayor de dicha ciudad, quien estuvo auxiliado por la tropa comandada por el teniente Juan Díaz de Real y el sargento mayor Antonio de Roda.
Marqués de Alós- Wikipedia
Se le embargaron 32 libras en moneda provincial, una jaquilla y seis borricos viejos, que fueron subastados posteriormente el 13 de agosto. Tras ser recluido provisionalmente en el Hospital de Rey, fue trasladado al castillo de Santa Bárbara, donde permaneció tras ser declarado inútil para los trabajos del arsenal de Cartagena. El resto de hombres, incluidos sus dos hijos fueron removidos a primero de septiembre de 1749 al arsenal de Cartagena en “calidad de presidiarios sin limitación de tiempo”.
Calabozos del castillo de Santa Bárbara en Alicante




En tanto se mantuvo en esta fortaleza junto a otros quince gitanos, el marqués de Alós, dados los escasos recursos para su manutención y miseria que padecían, permitió a cinco de ellos, entre los que se encontraba Agustín, poder bajar de su castillo a la ciudad en el verano de 1751, a fin de pedir limosna en nombre de todos los presos, consiguiendo que muchos de los vecinos de esa ciudad, “movidos de caridad” se obligaran “a alimentarlos y responder de sus personas”. El 22 de febrero de 1755 fue confinado en el arsenal de Cartagena por propuesta del Intendente Pedro de Rebollar, donde fue puesto junto a los demás forzados gitanos que se hallaban en los antiguos buques de galeras, en cuyos pecios quedaban encadenados y con grilletes en los pies durante la noche, en tanto por el día, se le destinaba a los trabajos de la construcción del muelle, a los de los diques de carenado, draga del puerto, acarreo de piedra, madera y efectos navales; hasta que se fugó del arsenal el 18 de diciembre de 1756, sin que tengamos noticia alguna de Agustín a partir de esta fecha.

jueves, 2 de marzo de 2017

DOMINGO QUIRÓS. UN GITANO SUPERVIVIENTE DE GALERAS, DE LA INQUISICIÓN Y DE LA REDADA Y PROYECTO DE EXTERMINIO DE 1749

Domingo Quirós nació en Espinardo -Murcia- en las postrimerías del siglo XVII -posiblemente en 1695. Amancebado con una gitana apodada “La Chena”, tomó de ella un documento de identidad a nombre de su primo Antonio de Malla. Descubierto, fue condenado a ocho años de galeras, tras los cuales casó en Cuevas de Almanzora con María Redondeña, hasta que acusado por estar casado dos veces fue a parar a manos de la Inquisición, donde le sorprendió la redada de 1749 y posterior envío a los trabajos forzados del arsenal de Cartagena. Finalmente, sus deseos de libertad se cumplieron cuando en 17 de abril de 1758 se evadió del arsenal y ya no se supa más de él.


Forzados en uno de los diques de carenado en seco del arsenal de Cartagena


PARA AMPLIAR: http://www.antrophistoria.com/2017/03/un-gitano-del-dieciocho.html

miércoles, 15 de febrero de 2017

REPARACIÓN HISTÓRICA: hoy sale del olvido Pedro de Campos

Pedro de Campos era hijo de Juan y natural de Almuñécar. Cuando fue capturado en Vélez Málaga estaba casado y contaba 47 años. En la lista de personas presas se le describe como de buen cuerpo, color moreno y nariz gruesa. Fue recluido en el arsenal de La Carraca, de donde fue transferido posteriormente al de La Graña. Declarado inútil para los trabajos del arsenal el 11 de septiembre de 1762, fue puesto en libertad el año siguiente tras haber sido reclamado por la justicia de Almuñécar para ejercer de herrero en esa localidad.
Vélez Málaga - Wikipedia -

viernes, 13 de enero de 2017

REPARACIÓN HISTÓRICA. Hoy sale del olvido: José Quirós

Hijo de José y de Mariana, había nacido en Alcalá del Río. Fue capturado en Requena junto a sus padres y sus hijos José (14 años) y Lucas (10 años). Tras pasar por el castillo de Santa Bárbara en Alicante, fue recluido en el arsenal de Cartagena, en cuyo asiento se dice contaba 35 años y era de buen cuerpo, moreno, bien formado, ojos papujados, piquete en la frente sobre la sien izquierda, mellado de la parte baja. Fugado desde el 9 de enero de 1754, gozó de su nueva libertad disimulando su condición de gitano, hasta que fue nuevamente capturado bajo la acusación de vagancia. Enviado a la caja de Tortosa, fue remitido al arsenal de Cartagena, donde fue entregado el 20 de julio de 1756. Posteriormente, tras otros tres años de estancia en este centro penal, acabó fugándose, esta vez de forma definitiva el 25-09-1759

Castillo de Requena

martes, 27 de diciembre de 2016

REPARACIÓN HISTÓRICA: hoy sale del olvido Juan Pedro de Vargas

Juan Pedro era hijo de Juan Miguel y estaba casado con Ramona Franco. Natural de Lorca, fue preso en esta ciudad la madrugada del 31 de julio de 1749. Recluido  en el arsenal de Cartagena, se le describió en su asiento como hombre de buen cuerpo, pelo negro, moreno, algo pecoso de viruela, ojos melados, labios gruesos, poca barba, lunar pequeño en el remate del ojo izquierdo. Propuesto para su libertad en conformidad con la Real Orden de 28 de octubre de 1749, permaneció en el arsenal hasta que se fugó el 25 de junio de 1761. Desde cuyo momento no volvemos a tener noticias de él.
Cárcel antigua de Lorca

lunes, 19 de diciembre de 2016

DOCUMENTO DEL MES: El marqués de la Ensenada recaba información para dar destino a las mujeres gitanas presas tras la redada de 1749

El rey quiere que tomando V. el conocimiento y noticias que necesite, informe si puede haber en esa ciudad y su reino, algún sitio o más de uno capaz de establecer y conservar en segura acomodada reclusión cualquier número de mujeres gitanas que por Real Disposición han recogido para que se empleen en las maniobras de fábricas u otras que se las apliquen, y del de las muchachas de la edad desde cinco a diez años, que tendrán lugar en casas de Misericordia o recolección, y con que habrá de concurrir para su ingreso o manutención, y de orden de S.M. lo participo a V. para su cumplimiento.

COMENTARIO: tras las redadas del verano de 1749, y separadas las mujeres de los hombres en consonancia con el proyecto de "exterminio", el marqués de la Ensenada dudaba aun a finales de agosto, el destino que les había de dar a las mujeres, por lo que sondeó entre aquellas autoridades que las tenían bajo su custodia, la infraestructura de: talleres, casas de misericordia y otros establecimientos piadosos donde ubicarlas. Aun pasarían meses, incluso años en proporcionarles un destino definitivo con el que solventar la improvisación que condenó a centenares mujeres a la enfermedad y a la muerte.

jueves, 15 de diciembre de 2016

REPARACIÓN HISTÓRICA: hoy sale del olvido Indalecio Santiago

Indalecio Santiago (posiblemente uno de los pocos gitanos que portaría el nombre del santo patrón almeriense), hijo de Miguel y María, fue una de las 87 personas gitanas capturadas el 27 de agosto de 1749 en la ciudad y jurisdicción de Almería, en cumplimiento de la orden real de julio antecedente. En total, alrededor de nueve mil miembros de la comunidad gitana fueron arrestados en todo el territorio español, con la finalidad de proceder a la desaparición de la etnia gitana en España.
Indalecio contaba solo 13 años en el momento en que fue preso y enviado a la alcazaba de Almería. Desde allí fue enviado a su homónima en la Alhambra de Granada, para posteriormente, vía Málaga, ser destinado al arsenal de La Carraca para realizar trabajos forzados en una de sus maestranzas.
Atendiendo a las súplicas de los gitanos encerrados en diferentes partes de la península y al replanteamiento del proyecto por el Consejo de Castilla, el rey decidió conceder un indulto parcial en octubre del mismo año a aquellos que pudieran demostrar sus buenas costumbres y comportamiento. Liberado, volvió a Almería, donde residió ejercitándose, entre otras actividades, como canastero, ocupación que sin embargo le reportaría también problemas.
El 8 de abril de 1763 fue remitido a la ciudad de Almería tras ser detenido en las cercanías de Pechina por el alcalde de esa localidad. Posiblemente originario del lugar de Rioja, donde fue bautizado, llevaba siendo vecino de Almería hacía muchos años. Manifestó ser jornalero y trabajador “en lo que le sale”, expresión que manifiesta su eventualidad y la imposibilidad de mantenerse con una sola ocupación.
El delito de Indalecio consistió en salir de la ciudad de Almería sin la licencia que los gitanos estaban obligados a solicitar a las respectivas justicias; bien porque se arriesgara a salir sin ella por ser cercano el lugar a donde se dirigía, bien porque como confesó “que hasta de presente ha ignorado semejantes órdenes, pues a saberlo no hubiera sacado una licencia, si dos”, ya que “como otras veces, ha hecho viajes al río sin licencia, y también otros castellanos nuevos no le han dicho cosa alguna”, por lo que “había tenido por cierto no ser necesaria dicha licencia, que no llevo por ser razón dicha”.
La razón de tal salida se debió a la necesidad de ejercer una de las actividades complementarias más características del gitano: la de canastero, para la que necesitaba mimbre, motivo por el que pasó a “Pechina a buscar unas varas para hacer unas canastas por cuanto en esta ciudad no las hay”.
Procesado, las declaraciones de los testigos resultaron decisivas, pues manifiestaron las grandes cualidades de Indalecio. Por un lado, Antonio Carrillo expresó que “le ha conocido obediente a todos y a su madre, trabajador a cuanto le sale, y con el testigo siendo como es labrador todos los años, lo ha ocupado en segar, en lo que ha cumplido fiel y legalmente”. Otro testigo: Pedro Ribera añadió que Indalecio “era empleado en su trabajo de jornalero y en todo lo demás que le sale, y segando a su debido tiempo, sin estar mal entretenido y bien querido en el pueblo, obediente a todos y (...) a su madre”. El deponente restante, Miguel Ventaja, vino a confirmar todo lo expresado por los otros dos testigos, añadiendo solamente que: “es hombre de bien sin haber dado nota, y escándalo en esta ciudad de donde es vecino, ni menos haber cometido infamia alguna”.
El entonces alcalde mayor de Almería, don José Teodosio Delgado y Montero, emitió en consecuencia el 9 de abril de ese año, un auto de libertad dada la “buena aplicación de Indalecio Santiago al trabajo, y ser de las costumbres que exhibía y de buena inclinación. Además, se lleva el haber ignorado ser preciso sacar licencia para pasar a los lugares de esta jurisdicción, y más que ver con bono su madre”. Por todo lo cual mandaba “se le suelte de la prisión”, limitándose a apercibirlo, para que “en lo sucesivo no vuelva a salir de esta ciudad para sus lugares ni otras partes sin el requisito de licencia de esta Real Justicia, observando las Reales Órdenes de su Majestad; pena de cuatro años de presidio. Y conforme en su aplicación y trabajo, sin hacerlo contra la pena de lo referido”..
Años más tarde volvemos a tener noticia de Indalecio con ocasión del repartimiento de única contribución de 1771, figurando como el tercer mayor impositor de los vecinos gitanos almerienses, superando incluso la media de todos los contribuyentes.


Familia haciendo cestas de mimbre

Alcazaba de la Alhambra. Al fondo palacio de Carlos V, lugar de encierro de las mujeres gitanas
MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Manuel. La Minoría Gitana de la Provincia de Almería durante la Crisis del Antiguo Régimen (1750-1811). Almería, 1998.